Eficiencia energética en Colombia

Rosaura del Pilar Castrillón Mendoza 14 julio, 2020

La gestión y eficiencia energética son los factores claves para la lucha contra el cambio climático y la continua búsqueda de un desarrollo sostenible. La implementación de la eficiencia energética en el sector industrial permite reducir el consumo energético, mitigar la emisión de contaminantes, aumentar las utilidades, disminuir los costos de operación y aporta a la reducción el calentamiento global.

Por esta razón, hemos entrevistado a Rosaura del Pilar Castrillón Mendoza, Candidata a PhD en Ingeniería industrial con énfasis en Ingeniería energética de la Universidad de Valladolid, España y una de las autoras del libro «Metodología para la implementación del Sistema de Gestión Integral de la Energía. Fundamentos y casos prácticos», libro que presenta la experiencia de los autores en la implementación de Sistemas de Gestión Energética realizada entre los años 2005 y 2014; el libro metodología para la planificación energética a partir de la norma ISO50001 publicado en 2018.

Rosaura del Pilar Castrillon Mendoza

Rosaura del Pilar Castrillón Mendoza

Ingeniera eléctrica (1998). Candidata a PhD en Ingeniería industrial énfasis Ingeniería energética de la Universidad de Valladolid, España. Magister en Ingeniería énfasis ingeniería eléctrica de la universidad del valle. Coordinadora de la línea de Eficiencia y gestión energética del Grupo de Investigación en Energía-GIEN. Miembro de la Red Colombiana de Conocimiento en eficiencia-RECIEE. Docente del programa de Ingeniería Eléctrica de la Universidad Autónoma de Occidente. Autora de libro Metodología para la planificación energética a partir de la norma ISO50001 en 2018.

¿Cuáles son los grandes retos que tiene Colombia y como se encuentra en lo que concierne a eficiencia energética?

Uno de los grandes retos es cumplir con las metas de eficiencia trazadas por la UPME en el Plan de Acción Indicativo de Eficiencia Energética PAI PROURE 2017 – 2022, en el cual se han propuesto estrategias para alcanzar metas energéticas en los sectores de transporte, industria, comercio e incluso el residencial.  Este potencial, puede estar cercano a los 22 billones de pesos si lograra que todos estos sectores cumplan con estándares internacionales de eficiencia energética, haciéndolos más competitivos. En ese sentido, se vienen implementando acciones que apuntan al reconocimiento del usuario en el mejoramiento y adquisición de tecnología eficiente, como es el caso de los programas de etiquetados que vienen impactando de forma favorable sectores como el residencial, comercial e industrial. De otro lado, se reconoce el impulso que la ley 1715 ha dado al crecimiento de las energías renovables y a fortalecer la gestión energética en la industria.

¿Qué hace falta para crecer en este ámbito?

Una mayor conciencia de los beneficios que se obtienen en la industria y en el sector servicios cuando se aplican estrategias en pro del mejoramiento continuo y ordenado de acciones encaminadas la gestión energética. La implementación de sistemas de gestión energética (SGNE) cobra importancia en la cadena de valor de una empresa dado que fortalece distintas áreas de la compañía con reglas y normas en cuanto a compras, diseños de instalaciones, capacitación y en el control operacional; es decir, seguimiento a la medición. Lo anterior acompañado a su vez del establecimiento de indicadores y línea bases para hacer seguimiento al consumo y establecer ahorros energéticos. De igual forma, ayuda a priorizar las inversiones y evaluar continuamente resultados que se derivan en reducción de costos.

Desde esta perspectiva, las condiciones en el país están dadas y cada día se trabaja en pro de ofrecer beneficios e incentivos tributarios derivados de leyes como la 1715 y otras que han antecedido este tema a lo largo de los últimos años.

¿Qué papel juega la tecnología en el logro de una mayor eficiencia energética en el sector industrial y de servicios?

La tecnología juega un papel importante y decisivo en la evolución de la eficiencia energética dado que permite, una vez realizado un diagnostico energético, la sustitución o repotenciación de los principales usos finales de una industria u edificación. En este sentido, la innovación tecnológica es el valor añadido que convierte la eficiencia energética en factor de competitividad.  La eficiencia de los equipos constituye una de las estrategias principales de la eficiencia energética que permite cumplir las metas propuestas. Actualmente los gobiernos establecen estándares mínimos de rendimiento energético (MEPS) y etiquetado de equipos (neveras, lavadoras, aires acondicionados, lámparas, motores, etc.), automóviles e incluso viviendas, con el fin de promover en los fabricantes una renovación eficiente de sus equipos e instalaciones, a su vez, en los consumidores crear consciencia en el uso de soluciones eficientes y de bajo costo. La medición inteligente y la digitalización son herramientas estratégicas para una monitorización y gestión adecuada de la evolución de la eficiencia energética.

En el caso de Colombia, El PROURE establece e incorpora iniciativas de eficiencia energética que aplican al sector transporte, industrial, comercial y residencial en los que se destacan: el Reglamento Técnico de Instalaciones Eléctricas (RETIE), Reglamento Técnico de Etiquetado (RETIQ), y Reglamento Técnico de Iluminación y Alumbrado Público (RETILAP); además, de proponer incentivos en vía de promover la eficiencia energética en vivienda, el diseño e implementación de planes de gestión eficiente de energía en entidades públicas y en el desarrollo de capacidades técnicas para los actores involucrados dentro del mercado energético.

¿Qué es un diagnóstico o auditoría energética?

El análisis sistemático del uso de la energía y el consumo energético son los principales elementos en el alcance de una auditoría energética, permite identificar, cuantificar y reportar sobre las oportunidades de mejora del desempeño energético. En este sentido un diagnóstico energético tiene como objetivo identificar y evaluar las principales oportunidades de ahorro y eficiencia energética con base en los requisitos de la Norma ISO 50002:2014, la cual al implementarse repercuten directamente en el mejoramiento del proceso productivo en lo referente al consumo de energía eléctrica y de combustibles fósiles, generando beneficios económicos, ambientales y de seguridad. En este sentido, las pautas aportadas por la ISO 50002 para el desarrollo de la revisión energética, constituyen uno de los requisitos exigidos en un sistema de gestión de la energía basado en la norma ISO 50001.

Diagrama de flujo de proceso Auditorias energética según Iso50002

¿Hay instrumentos financieros que me ayuden a identificar e implementar medidas de eficiencia energética?

La Unidad de Planeación Minero Energético, UPME, en su papel de líder técnico y de planeación de las políticas en materia de eficiencia energética definidas por el Ministerio de Minas y Energía, han definido varios incentivos tributarios para el tema de eficiencia energética en el que se destaca, entre otros, la resolución  463 del 28 de agosto de 2018 de unidad de planeación minero energética, donde se establece el procedimiento para conceptuar sobre los proyectos de eficiencia energética/gestión eficiente de la energía que se presenten para acceder a los beneficios tributarios sobre el Iva y/o la renta conforme a lo establecido en los decretos 1625 de 2016, decreto único reglamentario en materia tributaria y 1073 de 2015, decreto único reglamentario del sector administrativo de minas y energía. En esta se destacan las medidas de eficiencia energética en energía eléctrica (fuerza motriz, aire acondicionado o refrigeración iluminación calor directo e indirecto), al igual que el diseño e implementación de sistemas de gestión de la energía SGE en los que se incluyen elementos y equipos de medición que forman parte del sistema de gestión de la energía y el servicio de certificación en ISO50001.

¿Cuáles son los principales efectos positivos que tendría alcanzar una mayor eficiencia energética?

La eficiencia energética trae consigo beneficios asociados con la mejora en la seguridad del suministro, reducción de las emisiones de CO2, creación de empleo, mejora de la productividad, acceso a la energía; razón por la cual se considera un recurso energético denominado como el primer combustible según el World Energy Council. Por tal razón, la eficiencia energética se ha convertido en una prioridad en las políticas energéticas a nivel mundial, debido a su competitividad, rentabilidad de implementación, su amplia disponibilidad y los beneficios que trae consigo. A nivel gubernamental, la eficiencia energética ha sido incluida como uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, donde se planteó como objetivo “duplicar la tasa mundial de mejora de la eficiencia energética para 2030”.

Según datos de la UPME en el caso de Colombia tiene un potencial de ahorro cercano a los 22 billones de pesos si lograra que los sectores industriales, de transporte, comercial y residencial cumplan con estándares internacionales de eficiencia energética. De otro lado los análisis realizados en el país se han identificado que los costos de la energía en empresa colombiana pueden estar entre el 3 y el 35 % de los costos totales de producción. Esto varía de acuerdo con el sector, al tamaño y a la región del país en donde se encuentre la empresa. Una de las consignas más importantes de la eficiencia energética es “la disminución del consumo mejorando los niveles de producción”.

¿Qué papel juega la academia para ayudar al crecimiento de la eficiencia energética?

El papel de la academia ha sido fundamental en los desarrollos en torno a la eficiencia energética en el país, consolidando su oferta académica en pro de una formación actualizada en temas de eficiencia y gestión energética que va desde cursos de diplomados, especializaciones, maestrías y doctorados. Lo anterior, de la mano de la RECIEE “Red colombiana de Eficiencia Energética” que actualmente cuenta con 18 universidades en toda Colombia y que ha venido fortaleciendo competencias, tanto técnicas como administrativas en estos temas. Las mismas, desarrolladas a través de proyectos de investigación aplicados al sector productivo nacional de la grande y mediana industria y recientemente a las pymes, a través del Programa de Evaluación Industrial – PEVI.

Fuente de RECIEE

¿Cuáles son las dudas e inquietudes que surgen habitualmente a la hora de afrontar un proyecto de eficiencia energética?

Las inquietudes más frecuentes se relacionan con cuál es el tiempo de implementación y el retorno de la inversión por parte del industrial; elementos que a largo de estos últimos años han constituido barreras importantes en el desarrollo de los sistemas de gestión, dado el componente cultural asociado al ahorro energético y ambiental. Esto implica un desafío entorno a la cultura dentro de la organización en pro del ahorro energético y la eficiencia; elementos que unidos a las políticas del gobierno entorno al incremento de las energías renovables, constituyen un firme compromiso hacia la transición energética que ha en caminado el país.

COMPARTIR / Facebook Twitter LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*